“LO BUENO BREVE” 1998

Acá va el libro de Andrea Ocampo “LO BUENO BREVE”  por  Editorial Ciudad Gótica, Rosario, 1998; Segunda edición, Editorial Ciudad Gótica, Rosario, 2004.

Como anticipo el prólogo hecho por el poeta Alberto Lagunas:

PRÓLOGO – ALBERTO LAGUNAS

LAS CARAS MÚLTIPLES DEL LENGUAJE POÉTICO

Uno de los atractivos de este libro de Andrea Ocampo es el poder comunicar al lector sentimientos hondos que se transmutan por su “oficio de poeta” en un lenguaje original y atrapante.

Quizá el eje temático que une a los poemas del mismo es el tiempo: su transcurrir, el dejar atrás las vivencias de la adolescencia. Pero esta adolescencia y la niñez no son propuestas con una mirada ingenua ni mucho menos complaciente.

“El reloj de lo que crece / ya se ha roto / el otro, el de la muerte, / adelanta.”

Leemos estos versos en el comienzo del volumen. Regresar atrás es imposible porque “cómo calzar el pie en la huella / que condujera al regreso / al país de la infancia” leemos en “Adolescencia II”.

Con un lenguaje que aparenta ser sencillo (y digo aparenta porque concuerdo con Novalis: no puede haber arte sencillo, porque compleja es la vida, su misterio, complejos son los sentimientos y las inter-relaciones) con este lenguaje personal -que pocos autores jóvenes pueden ostentar- Andrea Ocampo lanza sus dardos contra la paradoja del tiempo y la materia que lo sustenta: la memoria y la conciencia. Pero la paradoja se acentúa porque es a través del lenguaje que la autora recupera ese pasado que de ser memoria pasa a ser poesía.

“Lo bueno nunca / dura lo bastante / para ser del todo bueno.”

Si en todo el volumen existe este juego entre el tiempo y el epigrama conocido de Marcial, la autora constata que “el tiempo feliz (siempre pasado) -es- donde todas fuimos / jóvenes y hermosas”.

Los registros de este volumen no solo plantean el problema del transcurrir inexorable del tiempo. Las imágenes se endurecen “…seremos piedras para siempre / rodando la áspera caricia / que cierra el milenio”.

Pareciera ser que al liberarse a través del lenguaje (que vitupera pero también recupera) las paráfrasis irónicas son como siempre ha sido la ironía en el arte: un modo de abrir los brazos y aceptar: “Las gallinas de huevos de oro / jamás han muerto / de muerte natural”.

Imágenes que parafrasean refranes: como esa tradición poética que también recupera canciones que aquí tienen cierto aire al rock: “Stone”, por ejemplo.

O imágenes atávicas: “el eclipse demostró que Dios existe y tengo miedo”.

O la imagen más atávica aún: la auto-fecundación, que en última instancia metaforiza la auto-fecundación de toda creación artística:

“será ella sola / la que retorne fecunda / en su propia semilla”

Del caos anterior al lenguaje y a la creación queda otra tentación: el otro caos: el de desordenar lo ordenado: “Nadie querrá salvarse / si lo sublime es el caos”.

En un espacio lírico, asombran los versos finales de muchos poemas que sin piedad destruyen con ironía -la ironía que ya hemos definido- los enunciados líricos del comienzo. No los reproduzco.

El lector los encontrará en poemas como “Desde antes” o “Mujer adulta”.

En esta búsqueda del lector cómplice, Andrea nos increpa:

“No me dejes ir a casa sola / no sé quién soy / cuando no estás conmigo”.

Circuito que se cierra: autor-obra-lector.

Lenguaje que se abre y nos recupera.

Acá el Libro

Anuncios

~ por Andrea Ocampo en 5 enero 2010.

Una respuesta to ““LO BUENO BREVE” 1998”

  1. Andrea: El poeta ocasional espera tus poemas inéditos o los que prefieras de los ya publicados.

    Te saluda, Pedro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: